miércoles, 31 de octubre de 2012

Un paseo nocturno

Proyecto Adictos a la escritura: Este mes se trata de la festivivdad de Halloween, el relato debe tratar sobre la noche en la que el mundo de los vivos y de los muertos se mezclan. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el de los muertos se estrechaba con el cambio de estaciones, permitiendo a los espíritus pasar a través de ella.

 

Siempre me hacía bromas, era su pasatiempo favorito. Tenía yo diez años y el quince. No me gustaba Halloween y esa noche salíamos con todos nuestros amigos a la calle. Yo era una niña muy miedosa e insegura y  Joaquín se aprovechaba. A mi hermano le encantaba asustarme en la mitad de la noche con fantasmas, calaveras, ratas muertas y toda suerte de elementos que pudiera conseguir. Por ello mi sueño se había vuelto intranquilo e inquieto. Mis padres me tenían prohibido cerrar mi habitación con llave, nunca entendí por qué y nadie se molestó nunca en explicarlo. Mis gritos atravesaban la noche, como puñales lanzados al vacío cuando en la madrugada mi hermano ingresaba sigilosamente a mi cuarto. A todos les causaban gracia mis temores, menos a mi claro está. En algunas ocasiones hasta había empezado a tartamudear, haciendo las delicias de Joaquín que tenía otro motivo más para burlarse.
Ese 31 de octubre, especialmente oscuro, pareciera que la naturaleza hubiera confabulado en mi contra. La muerte, los muertos, los cadáveres, los espíritus me aterrorizaban, no podía entender que la gente celebrara algo así.
En mi casa prendieron las velas por mis abuelos, encendieron el hogar e inmediatamente después de cenar salimos a buscar a nuestros amigos. Eramos un grupo numeroso, siendo yo la más pequeña y por lo mismo, un blanco fácil para las bromas. No entendia la crueldad de la gente, se divertian a causa de mi terror, y Joaquin era en gran parte el artífice de eso.
En la absoluta oscuridad caminamos por el bosque que rodeaba nuestra casa. Todos hablaban y reian. No imaginé que habían planeado dejarme sola en cuanto tuvieran la oportunidad. Cuando me di cuenta era demasiado tarde. Tal vez estuvieran cerca, espiándome sin hacer ruido. No lo sabía, no podía ver nada. Caminaba a tientas, con las manos extendidas hacia adelante para no chocarme con nada. De pronto algo me rozó, una tela aspera y un olor nauseabundo trepó por mis fosas nasales. Un grito espantoso se escuchó en  la negrura. Era mi grito. Unos brazos me alzaron llevandome casi al vuelo. De pronto el olor se tornó más intenso aún, era lo único que podía percibir. No sé cuánto tiempo pasó hasta que llegamos a un lugar que parecia una cueva, telas de araña se veian en cada espacio libre. Una música muy suave se escuchaba de fondo. Una mujer muy alta, vestida de blanco, pálida y ojerosa se me acercó. No tenia idea de donde estaba, pero por primera vez en mucho tiempo no sentí miedo. Todo lo contrario, me sentía casi feliz, un sentimiento desconocido para mi. Me acarició la cabeza y me sonrió. Su sonrisa iluminó todo el lugar, a pesar de su fealdad. Seguía escuchando esa música envolvente, hasta creo que solo yo la escuchaba, dentro mío.  Otras personas fueron apareciendo, venian a saludarme. Al parecer era una celebridad. Había logrado traspasar la fina línea que separa el mundo de los muertos y los vivos, me tomó unos instantes comprender que estaba rodeada de ánimas. Todos los muertos me miraban con dulzura, me tocaban, me sonreian. ¡Y no tenía miedo!  ¡Era increíble! El lugar se veia tenebroso, las personas eran grises, emanaban un olor penetrante, ácido...El cansancio y la emoción de todo el día estaban empezando a hacer efecto. Me quedé dormida en el regazo de la mujer alta, que me acunaba como un bebé.
 Un ruido metálico me despertó, estaba en un lugar desconocido y extraño, el perfume nauseabundo habia desaparecido...  
Alguien me acariciaba el brazo, miré y vi a mi mamá que lloraba a mi lado. Más allá lo vi a mi papá hablando con un hombre. Y sentado en el piso vi a mi hermano, que sonreia, tal vez imaginando su próxima maldad.
- Mamá... En un instante estuvieron todos alrededor de mi cama, casi empujándose unos a otros.
Me miraban sin saber que decir, se los veía torpes, tal vez asustados...
No dije nada, solo sonreí enigmáticamente. Ellos nunca sabrian que estuve en el mundo de los muertos, y podía entrar a él cuando quisiera...  

43 comentarios :

  1. Un relato muy apropiado y bien escrito para el día de hoy.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los relatos de Hallowen y el tuyo es muy bueno. Estoy deseando que llegue esta noche jajaj. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro que te haya gustado.
      Que te diviertas :)

      Eliminar
  3. Un relato muy bueno que relata muy bien la noche de los muertos.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó! Temor inquietud y ternura en tus palabras.


    un abraxo!

    ResponderEliminar
  5. Lo adoré!! El mundo de los muertos, y visto desde la perspectiva de una niña pequeña, muy original ^^ Y también me vi un poco identificada de un principio, que yo era la pequeña del grupillo de amigos+primos+hermanos, del pueblo y de noche aprovechaban para asustarme y dejarme sola en la oscuridad. Eso, me hubiese encantado encontrarme con las ánimas, la santa compaña, o la güestia como la conocemos aquí ^^ De hecho tengo un par de historias en las que aparece, pero ninguna tan tierna :P Un saludín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, gracias Bess, me alegra que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar
  6. Me recordó a "El cadáver de la novia", cuando va a parar con los muertos :-)
    Me gustó el relato, aunque me hubiera gustado que el hermano pagara por ser tan cruel, jaja
    Revisa la ortografía, te faltaron muchísimos tildes.

    Beso!

    ResponderEliminar
  7. awwww me encantó, es oscurillamente agradable, tierno, lindo, muy al estilo tim burton jaja me encantó

    ResponderEliminar
  8. Buen relato Gamir. También echo en falta alguna que otra coma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola;

    Vine, lei tu relato y ahora comento: directo, breve y coherente. Me gusta.

    ResponderEliminar
  10. He notado que te faltaron algunos tildes, por lo demás me gustó mucho. Buena historia y bien narrada. Creo que ese hermano ya no va a poder asustar a su hermanita. Por cierto, ya te sigo. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Gamyr!, me gusó mucho tu relato, hasta eso que se me hizo tierno jejeje, aunque como Maga yo esperaba un buen escarmiento para el hermano :P
    Muchas gracias por compartir tu historia :) <3
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  12. En el fondo no hay tanta distancia que separe el mundo de los vivos del de los muertos. Quizás en aceptarlo esté el secreto.
    Un bonito relato Halloweeniano.
    ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué bueno! Qué bromita le gastaron a la niña dejándola ahí sola, menos mal que no lo pasó tan mal...
    Me gustó el relato, mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar

  14. Creo que ambos mundos son partes del otro.
    Buen relato amiga.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez Towanda se complemetan. Quizas algún dia lo sabremos a ciencia cierta.
      Besos

      Eliminar
  15. Enhorabuena Gamyr!! Un relato muy tierno y... ¿quién no ha sido alguna vez el blanco de las bromas? =D.
    Besitos

    ResponderEliminar
  16. Muy buen relato. Me ha gustado sobretodo la forma tan dinámica de expresarlo. Saludos

    ResponderEliminar
  17. Hola, concuerdo con lo de los tildes, pero también con que es muy bueno, felicidades.

    ResponderEliminar
  18. Hola Gabriela, me ha gustado tu relato es, aunque triste, a la vez entrañable. solo decirte que revises las tildes y que cuando habla la niña a la mamá se te olvido cerrar el dialogo con el guión... Un beso

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola Gamyr! Pienso que la niña tuvo su recompensa despues de tantos susto, le ayudaria a vencer sus miedos, y ya no se sentiria tan incomprendida. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  20. Gabriela: Me identifiqué con la protagonista de tu relato, ya que de niña pasé por las pesadas bromas de mi hermano. Cierta vez me hizo una tan cruel, que terminó causándome fiebre y la permanencia en la cama por casi tres semanas.
    Me gustó tu relato,lo único que se me hizo raro, fueron las siguientes frases:Más allá lo vi a mi papá,se los veía torpes. Tal vez sea una forma de expresión.
    Cariñosamente: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doña Ku, me alegro que te haya gustado. Con respecto a las frases juntas no tienen sentido, pero si en el texto.
      Besitos

      Eliminar
  21. Pobre chiquilla, el hermano se merecía, como mínimo, un susto ^^

    ResponderEliminar
  22. Hola:
    Muy buen relato, me ha gustado mucho. Expresa muy bien la crueldad de los demás con nuestros temores. Nunca hay que reírse de los miedos de otros porque todos tenemos algún miedo.
    Felicidades por el relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Que sádico, el hermano >.< Por una vez que la chica ve fantasmas de verdad, y no se asusta jaja. Me ha gustado, aunque he visto algunas faltas de tildes, o bien algunos pequeños errores gramaticales. Son fallos pequeños, se solucionan dando un repaso al texto :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejarme tu comentario :)