miércoles, 28 de diciembre de 2011

Amor ¿virtual?

El estaba ahí, pendiente. Seguía su estado de ánimo a traves de sus publicaciones, tenía su foto, hurtada del perfil. Vivía historias hilvanadas con retazos, algunos inventados, otros imaginados. Había estudiado sus estados de ánimo, sus expresiones más repetidas, sus gustos... Vivía a traves de ella, del mundo que se había creado junto a su amada virtual. Era un amor que llenaba sus horas de soledad, que iluminaba sus días grises, que le daba un sentido a su solitaria vida. Le hablaba, le contaba sus miedos, sus sueños, y a veces, hasta le parecía que ella le contestaba en sus poesías, en sus historias de ficción. El dejaba mensajes pero siempre con distintos nombres. Temía ser descubierto.
Salía poco de su departamento, la silla de ruedas era un gran impedimento. Una señora lo cuidaba, era casi como su madre. Ella lo miraba y se entristecía al ver su vida consumiendose, apagándose como una vela.
Era un hombre joven, un accidente de auto le había robado las ganas de vivir. Desde que había descubierto el blog de Dana, se sentía más animado, su vida tenía sentido, aunque ella ni siquiera sospechara que el existía.
Una tarde recibió una visita. Era absolutamente inusual, por eso al escuchar voces se acercó a ver quien había venido. Casi se cae de la silla al ver a Dana, su Dana, parada en la puerta.
Ella le sonrió y su corazón dio una vuelta carnera completa en el pecho. Ella se acercó lentamente, mientras iba diciendo uno a uno los sobrenombres que el había utilizado en sus mensajes, al terminar la lista, se agachó quedando frente a frente. Y lo besó.

viernes, 23 de diciembre de 2011

A veces la tristeza...


A veces la tristeza

se pega en tus huesos

navega por tus venas

sin anestesia.

A veces la tristeza

no se desvanece en lágrimas

anida profundo

justo en el centro de tu alma.

A veces la tristeza

no tiene medida

te atrapa en su trampa

sin dejarte salida..

A veces la tristeza

la llevas contigo

metida en el cuerpo

en cada latido.

A veces la tristeza

es tan infinita...

Imagen: Corazón triste de Guillermo Magno

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Libro

Me gusta degustarte
de a sorbitos,
adentrarme lentamente,
fusionarnos.
Ser de a ratos tu heroína
o tu asesina.
A veces lloro,
otras sonrío
me espanto
o me deleito.
Avanzo
sin apuro,
el final
espera siempre.
Al principio
todo por descubrir
 vas tomando
poco a poco sentido.
Entrega mutua
íntima.
Luego
somos amantes,
acariciandote
me sumerjo en tu esencia
no me defraudas,
me transportas
a otros mundos
me regalas tus letras
y tus secretos.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Viaje de estudios

Melina llegó temprano, entró al edificio casi vacío. Estaba excitada, era su primer día, sola, en un país extraño, lejos de casa. Toda una aventura. Cuando el profesor entró un millón de mariposas le atravesaron el cuerpo. Se sintió inmediatamente atraída por ese hombre alto, casi desgarbado, de mirada clara y cabello ensortijado que intentaba permanecer en su sitio pero sin lograrlo. Esto le causó gracia, y su suave risa inundó el aula. Treinta y cinco miradas se posaron a un tiempo en ella, que sonrojada solo vio como el profesor la miraba entre divertido y enojado, sin decir palabra.
La clase terminó, se fueron levantando todos, hasta quedar sólo ella, y él, que la miró, haciéndola contener la respiración, y con un leve movimiento de cabeza a modo de saludo se fue.
Ya en su habitación, con su música preferida de fondo, pensaba en él, mientras escribía su nombre en un cuaderno.
Los días iban sucediéndose casi iguales, a medida que el curso avanzaba, su amor aumentaba.

Martín no podía creer lo que le estaba pasando. Casi no comía ni dormía,  dejó a su novia de toda la vida, cuando Melina irrumpió en su vida, como un soplo de aire fresco. Se sentía vivo, como hacia mucho tiempo no lo estaba, ir a dar clases le daba una alegría nueva cada día, verla a ella, no se engañaba, era lo que hacía toda la diferencia.
Pensaba mil maneras de hablarle, pero tenia miedo que ella no le correspondiera, siempre había sido demasiado tímido, y esta vez no era diferente. Le llevaba unos cuantos años, es cierto, pero no tantos. Cuando terminara el seminario ella volvería a su casa, a su país, debía hablar con ella antes.

El curso terminó. Melina, triste preparaba su equipaje.  Debía regresar a casa. Su corazón le pesaba en el pecho, no pudo hablarle, por más que lo intentó, no pudo decirle a Martín cuanto lo amaba desde el primer día que lo vio. En el vidrio empañado escribió su nombre a modo de despedida. El taxi que la llevaría al aeropuerto ya estaba esperando abajo.
Martín daba vueltas en la casa, como un león enjaulado. Debía hacer algo, El tiempo apremiaba. Sabia que era una locura, pero en un instante decidió ir a buscarla, subió al auto, y manejó a toda velocidad. Su corazón palpitaba al son de la música que sonaba en su interior. Estaba enamorado y había decidido enfrentar su destino.
Martín llegó a tiempo, a tiempo de ver el avión que atravesaba el firmamento, llevándose con el sus sueños desparramados en el cielo. 

viernes, 16 de diciembre de 2011

Caricias

Dejas tu huella
en mi piel
que se eriza
suave camino
 alas de mariposa
lenta, despacio
llegas a destino
detienes tu marcha
me miras
hablando sin hablar
las palabras sobran
nada es necesario decir
manos unidas
acople perfecto
de cuerpos
de almas
de vos
y de mi.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Día gris

Día gris

sin nubes

ni soles

sin lunas

ni amor.



Día gris

vacío

paisaje sin color

ausente

sin voz.



Día gris

frío

silencios

en vano

te espero.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Voy a tomar otro camino

Voy a tomar otro camino

que me aleje de vos

ya nada espero

es tan grande mi desilusión...


Se que el tiempo no cura las heridas,

no todas...

esta quedará abierta

por toda la eternidad.



Voy a tomar otro camino

 casi ni respiro

esperando que entiendas

quien soy.



Decepcionada

de vos

dolor que carcome

no te guardo rencor.



Voy a tomar otro camino

que no tenga tu sombra

se que no intentarás detenerme,

si ni siquiera sabes quien soy.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Esperanza

Me costó bastante reconstruir mi historia, pero necesitaba saber. Tener mi identidad clara, aunque mi vida distara  mucho de ser ideal.
Me crié en un orfanato, y apenas salí, a los diecisiete, comencé a recabar datos, con la poca información que había logrado obtener de  Sor Soledad. Ella me contó que mi madre se llamaba María Laura Muñiz, que vivía en la provincia de Buenos Aires, en el barrio El trébol, y me había dejado allí a la semana de nacer, porque no podía mantenerme. No era mucho, lo sé, pero me las ingenié para viajar a la provincia, y de alguna manera, como si el nombre del barrio fuera un buen presagio, encontré a Lucy, una amiga de mi mamá que contestó todas mis preguntas.
Mi mamá nació en los años 50 en la provincia de Santa Fe, era la  hija de un borracho que solía pegarles a ella y a mi abuela Celia. Para mantenerse ella y a mi mamá tuvo que ejercer la prostitución.  Mi mamá, a los dieciséis puso en un bolsito la poca ropa que tenía y se fue de la casa. Viajó a la provincia de Buenos Aires, con muchos sueños y sin un centavo. Hizo lo único que podía hacer, se hizo puta, con la ilusión de poder algún día hacerle un revés al destino. Cosa que nunca pasó, en algún descuido quedó embarazada de mi,  sin saber por supuesto quien era mi padre, y no quiso abortar, pensando que podría traerle suerte. Pero no necesitó mucho tiempo para comprender que yo era tan solo un estorbo y me dejó en el Orfanato del Socorro, donde me criaron y  educaron.
Mi mamá murió joven, a los cincuenta años, con el cuerpo estropeado tanto como su corazón. Lucy me contó que mi mamá siempre decía que algún día iría a buscarla, murió pronunciando mi nombre: Esperanza.

martes, 6 de diciembre de 2011

Alma que duele


Me duele el alma
cada centímetro
cada silencio
cada segundo
que no te veo,
cada sonrisa
que no tengo.
Me duele saberte
lejos
sin distancia.
Extraña
de mis entrañas.
Me duelen los muros
que te ocultan
el sol que ya no brilla
el frío que me acaricia
el alma que duele.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Aqui me quedo

Aqui
acurrucada a tu lado
amoldandome a tu cuerpo
llenando los espacios
sintiendo tu calor
respirando tu aroma
envolviendome en tu piel.
Aqui
pegada a tu ser
encerrada en tu abrazo
ensamblada a tu alma
llenandome de vos
aspirando tu esencia
fundida en tu ternura
Aqui me quedo.

Pintura de ENRICHERNAEZ

martes, 29 de noviembre de 2011

Mandatos familiares

Carina no era feliz. Aparentemente tenía todo. Había cumplido el mandato familiar de casarse, formar una familia. Sergio era un buen hombre, atento, gentil. Tenían tres hijos maravillosos. Pero aún asi no era feliz. Trabajaba de su profesión, tenía buenos ingresos, le gustaba lo que hacía. Pero no era feliz. No se sentía plena. A veces se enojaba consigo mismo, sintiendose una mujer desagradecida, insatisfecha.


Decidieron hacer un viaje, dejar a los chicos con los abuelos, salir de la rutina. La idea la entusiasmó, los preparativos la tuvieron atareada.

En el avión conocieron una pareja, con la cual inmediatamente simpatizaron. Carina especialmente, que se vio cautivada por ese par de ojos del color del mar. El destino quiso que fueran al mismo hotel, ellos se encargaron de contratar las mismas excursiones, combinar para comer los cuatro juntos, salir a tomar cafe, y recorrer la ciudad. Sergio estaba encantado con la alegria de Carina, hacia tanto tiempo que no la veia tan contenta, es más, no recordaba haberla visto asi nunca.

El viaje terminó. Regresaron a su hogar, no sin antes intercambiar telefonos, direcciones, y la firme promesa de seguir en contacto.

Pasaron unos meses, siguieron los encuentros, las charlas...

- "Quiero el divorcio".
Sergio la miró, incapaz de decir nada. Sus ojos mostraban el dolor que el no podia expresar.

Carina sufria por el. Pero nada podía hacer.

A la mañana siguiente, se despertó en otra cama. Una sonrisa iluminó su cara, al ver esos ojos azules que la habían subyugado. Carla la besó. Por primera vez en su vida se sentía feliz, egoistamente feliz. Y plena.



viernes, 25 de noviembre de 2011

Delfines


Paseaba por la estación de tren. Su aspecto despertaba el rechazo inmediato. Era de estatura media, zapatillas blancas con rayas plateadas, medias blancas, una pollera acampanada marrón que le llegaba a los tobillos y una camperita de algodón de color naranja. Llevaba el pelo corto, un poco más corto que la altura de los hombros, y era evidente que necesitaba un lavado. Entre los labios y la nariz una línea oscura no pasaba desapercibida. En el tren se sentó al otro lado del pasillo, a mi derecha. Sacó el teléfono celular mientras se balanceaba de una manera extraña. En la siguiente parada, un hombre se sentó frente a ella. Vi como la miraba, pero no dijo nada. Traía un vaso de café y unos sobrecitos de azúcar.  Parsimoniosamente, comenzó a echar los sobrecitos en el vaso. Uno. Dos. Tres. Cuatro. Quedaba aún uno más sin abrir.  Todos lo miraban. Nadie decía nada. El mismo habló:

      -  Me parece suficiente
      -   Sabé que no es nada sano lo que estás haciendo. Vas a tener diabetes
- A mi me gusta el café dulce.
- No es sano. Yo le pongo media cucharadita o una. Por eso soy flaca.
- Yo también soy flaco.
- Pero vas a tener diabetes. Hasta los caramelos como sin azúcar.
El hombre sonrió. Ella me miró y me dijo:
- ¿Tengo razón o no?
Asentí. No estaba segura de querer tener un dialogo con ella. Me puse a pensar que la había prejuzgado. Hablaba con coherencia. Sabía lo que decía.
Siguió dialogando con su compañero de viaje. Deje de prestarles atención.
Me sacó de mis pensamientos
- ¿A vos que te parece?
- que cosa?
- Lo que conté
- No sé , no escuché
- Ayer estuve en el banco, no me quieren ampliar el descubierto. Yo gano dos mil quinientos pesos. Tengo un ahorro que aumenta todos los meses. Y me dicen que hay una nueva ley que no permite ampliar el descubierto.

Era evidente su necesidad de hablar. ¿Que tenía que ver yo con todo eso? Siguió contando a cualquiera que quisiera escucharla, pero mirándome a mí.
- Keren- me dijo la empleada del banco, Keren soy yo. Es una nueva ley. No puedo ayudarte. La plata me la da el Ministerio de Acción Social. Me la dan todos los meses. ¿Por que no pueden agrandarme el descubierto?
Imaginé a la empleada del banco, ¿le habrá tenido esa paciencia?
Sacó un cuaderno y empezó a garabatear algo. Se lo mostró al hombre del café. Seguían hablando. No los escuchaba. En un momento perdí de vista al hombre. Keren seguía dibujando, arrancó la hoja y me la dio.
- Que es? me preguntó
- Un delfín
- Es para vos.

Le sonreí y lo guardé en mi bolso. Siguió dibujando, mientras decía que era diseñadora gráfica. Repartió sus dibujos a otros pasajeros. Después me dio varios más a mí. Me dijo que me iban a traer suerte.
Se levantó y se fue a seguir repartiendo delfines y encontrar gente dispuesta a charlar y escuchar sus historias.

martes, 22 de noviembre de 2011

Hoy

Hoy

tus ojos descubrieron

el horror,

palpaste el sufrimiento

lo sentiste,

lo viviste.

Tu mente comprendió

la fuerza de la maldad

la locura sin limites.

Hoy

conociste de cerca

la crueldad

la tristeza

de lo que fue,

sentiste pena

tanta pena!

por lo que pudo ser,

por las vidas

arrancadas,

cercenadas

sin piedad.

Hoy

con cicatrices

en el alma

sabes del mundo

del horror

y miseria humana.



lunes, 21 de noviembre de 2011

Derrotada









En el papel mojado
de lágrimas surcado
se desdibujan las palabras
humedecidas de llanto.
Latidos gastados
de tanto sufrir
sueños olvidados
que a morir se niegan.
Penas contenidas
en mi frágil corazón
buscan la salida.
a tanta desilusión.
Fuerzas que se agotan
la tristeza es vencedora
su victoria provoca
un intenso dolor.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Ella y el


Ella




Me caso. ¿Me caso? ¡Me caso! Es increíble. Bueno, no tanto. La verdad es que vengo trabajando en ello mucho tiempo. Jajaja, trabajando suena bien ¿no? Yo que odio trabajar, levantarme temprano, cumplir horarios, acatar órdenes… Yo nací para salir de noche, vestirme bien, con los mejores diseñadores, las marcas más caras, estar todo el día ocupada yendo al masajista, a la cosmetóloga, al cirujano para retoques menores, (al menos por ahora) ir al gimnasio, salir de compras con amigas como una, bueno, no tanto como una, porque es difícil encontrar verdaderas amigas, que no sean envidiosas y te tilden de superficial o hueca. Volviendo al tema, me caso con el príncipe de mis sueños: millonario, que digo millonario, multimillonario que me atiende como una reina y me da todos los gustos. ¡Es un bombón! Por suerte ni se le ocurrió hacerme firmar un acuerdo prematrimonial que está tan de moda ahora, no porque me piense divorciar, no por ahora, pero quien sabe…



El



Hoy me caso con una mujer maravillosa. Es tan dulce, tan sencilla, y tan pero tan hermosa. Cuando la conocí, quise impresionarla así que le pedí a Freddy que me prestara el yate. Quedó encantada. Después saqué un crédito en el banco para llevarla a los mejores restaurantes de la ciudad y comprarle algunas chucherías. Ella se merece todo, siempre me dice que no gaste, que ella me quiere por lo que soy. La verdad es que estoy muy endeudado, ya mis amigos no me quieren prestar más y mis padres me juraron que era la última vez que me prestaban plata que gasté toda para pagar la fiesta de casamiento en el mejor lugar del país. Tengo que trabajar muy duro para devolver el crédito y cancelar las deudas pero estoy seguro que “mi amorcito” me va a ayudar.



domingo, 13 de noviembre de 2011

Inevitable

Preparate para morir. Tenes los minutos contados. Te miro. Te estoy siguiendo los pasos. No hay sentimientos. Ni remordimientos. Está escrito. Es tu destino. No lo lamento, asi son las cosas. No puedo permitir que te escapes. No. No te apures, no corras...Estoy a un paso. Es sólo cuestión de segundos, son tus últimos instantes. No temas. Será rápido, un golpe seco, certero. Una muerte instantánea. No sentirás dolor, te lo prometo. Y sin más , baje el zapato y la aplaste.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Amor de colores

Roja nuestra pasión

Naranja la ternura

Amarilla la ilusión

Azules tus besos

Violetas las caricias

Rosadas las palabras

Blancos mis susurros

Verdes tus abrazos

Grises nuestros silencios

Celestes tus sueños y los mios

Amor de colores



martes, 8 de noviembre de 2011

Me haces falta

Me haces falta

no estas y tengo frio

me dueles en cada

hueco de mi alma

Me haces falta

el vacio de tu ausencia

hiere mis horas

que se desangran

en amargas lágrimas

Me haces falta

tu mundo ya no es el mio

quede fuera de tu vida

de ti estoy vacia.

Me haces falta

tu silencio es mi tormento

indiferente a mis anhelos

has cruzado la puerta

dejandome sola

casi muerta.

domingo, 6 de noviembre de 2011

¿Cómo decirte adios?

Tenemos toda la vida por delante. Siempre es así. Solo cuando llegamos a viejos pensamos en la muerte. No somos inmortales, aunque a veces lo olvidemos. Vivimos inmersos en nuestras diarias preocupaciones, corremos para pagar las cuentas a fin de mes, llegar al trabajo a horario, ir a buscar a los hijos, tramites, siempre peleando contra el reloj. No nos detenemos a pensar, no hacemos un alto en nuestro diario trajinar. Aunque no pensemos en ello el destino está marcado. Y nosotros no sabemos cuando nos toca. No estaba preparado para perderte. No imaginé quedarme solo a los cuarenta y cinco años. Sin mi compañera, mi sostén. El puto cáncer te llevó, te robó de mi lado.¿Cómo despertarme a la mañana sabiendo que no voy a ver más tu sonrisa? ¿Cómo empezar el día sin sentir tu cuerpo tibio dormido junto a mi? ¿Cómo mirar a nuestros hijos y verte en sus ojos, solo que más tristes? ¿Cómo mi amor, decime como?


Dejó la lapicera en el escritorio, miró a través de las lágrimas, una vez más el retrato de su esposa, se levantó y caminó pesadamente hacia la ventana…

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Soledad

Envueltos en silencio

sombras que danzan

anhelos que claman

palabras mordidas

sueños apagados

evocar el aroma

de una noche

de amor.





Encuentro de almas

miradas que hablan

manos que buscan

el calor que se va

susurros al viento

la luna se apaga

tremulo silencio

casi pernumbra

soledad.





jueves, 27 de octubre de 2011

Un encuentro placentero


Me acoste, cerre los ojos. Sus manos comenzaron a recorrer mi espalda. Eran fuertes y suaves a la vez. Lograban liberar toda la tensión acumulada. Era un placer magnífico, adictivo. Apretaban, acariciaban, subian, bajaban, en circulos, intensos, suaves. Cuantas sensaciones! Era evidente que sabía lo que hacía, no era un improvisado. Su cuerpo era tambien imponente, debia tener las mujeres que quisiera. .. No quería desconcentrarme, no debia importarme tampoco. Volví a relajarme, a sentir como cada músculo se aflojaba, agradeciendome esa liberación.

Antes de que me diera cuenta terminó. Me levante con pereza, casi como si estuviera volando. Me sonrió. Le devolvi la sonrisa. Le pague y combinamos para la semana que viene, a la misma hora.




martes, 25 de octubre de 2011

Comunión

Lenta

suavemente

te acercas

me envuelves

me adivinas

buceando

en los pasadizos

ocultos de mi mente

dejándome vulnerable...



Me acaricias

sin prisas

me entiendes

sin palabras

me sostienes.



Nuestros cuerpos

se funden

ensamblandose

en una escultura

viviente

sentimiento sublime

amor sin medida.

Imagen; El beso de Rodin

viernes, 21 de octubre de 2011

Estoy ahí


Estoy ahí,
aunque no me veas
sólo cierra los ojos
siénteme.

Estoy ahí
con vos
presta atención
Óyeme.

Estoy ahí
muy cerca
estira tu mano
Tócame.

Estoy ahí
en tus suspiros
en el aire que respiras
abrázame.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Abrumada

Me invades
me sometes
me dominas
me penetras
me subyugas
me intimidas
me consumes
me desnudas
me envuelves.

Ay tristeza,
¡me abrumas !

martes, 18 de octubre de 2011

Decepción


















Duele
Entender
Corazón
En
Pedazos
Creí
¡Idiota!
Oprimes
Nudo

miércoles, 12 de octubre de 2011

Letras

Desparramo las letras
sobre la mesa.
Las mezclo, las acaricio
las uno, las separo.
Dibujo.
Invento.
Escribo.
Letras que dicen
y callan.
Que te nombran
y te llaman.
Desparramo las letras
sobre la mesa.
Desapareces.
Silencio.
Vacío.
Espacio.
Me pregunto si es cierto
si alguna vez has estado.

martes, 11 de octubre de 2011

Estoy aquí

Me pierdo entre la gente

buscándome

Aturdida con el ruido

de la calle

intento escucharme

Laberintos

caminos que se unen

y desunen

se alejan

se encuentran

se pierden.

Estoy viva

El universo y yo

la inmensidad

la soledad

corazón que late

Sentimientos

Dolor

Recojo los pedazos

desparramados

uniendolos

Fuerza

vuelvo a ser yo

estoy aquí

dispuesta.



domingo, 2 de octubre de 2011

Papeles rotos...


Rompo los papeles
no puedo escribir,
palabras arrugadas
tachadas
rotas...
Trazos de dolor,
lágrimas que caen
mojando el papel
borrando  letras...
Pena que palpita
que en silencio grita
dejaste tu huella
a fuego grabada
 
Por que te quiero?
pregunto en voz alta
nadie responde
...
solo estoy yo
y la nada
...
 

sábado, 1 de octubre de 2011

Miras


Miras
Me miras
Atrapando
Memorizando
Mis gestos

Miras
Me miras
En tu mente
Recreas
Revives
Evocas
Respiras

Miras
Me miras
Me abrazas
Me besas
Me amas

Miras
Me miras
En silencio
Soy tuya
Sin palabras

Imagen: Paul Klee

domingo, 25 de septiembre de 2011

Sueño



Ya no sé si eres lo que sueño o sueño lo que eres.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Versos


Releo mis versos
te encuentro en ellos
te descubro escondido
entre las letras
sonriéndome.

Releo mis versos
comprendo
cuánto te he dicho
cuánto he callado
cuánto has adivinado.

Releo mis versos
en ellos te llevo
te siento
te tengo
sólo en ellos.


Imagen: Mujer leyendo de Sandra Batoni

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Te invito...


Te invito

a caminar

sin prisa

sin rumbo,

contarnos nuestros sueños

compartir los miedos.

A contemplarnos

en silencio

por fuera

por dentro.

A que me abraces

como un oso,

deteniendo el tiempo

hacerlo nuestro.

A escuchar el silencio

oir nuestra propia música

sintiendónos.



martes, 13 de septiembre de 2011

Un día perfecto


Marisa se levantó a las  siete como todos los días, pero no por el sonido del despertador, sino por el aroma de medialunas recién horneadas. Incrédula fue hasta la cocina, y grande fue su sorpresa al encontrar el desayuno servido, una humeante taza de café con leche, crocantes medialunas untadas con manteca y dulce de frutilla, una rosa roja terminaba el increíble cuadro. Se sentó a la mesa, con una radiante sonrisa, mientras pensaba cómo era posible. Luego se dio una ducha tibia, el agua refrescaba su cuerpo sintiendo sus energías renovadas. Se vistió con su mejor conjunto, el que reservaba para especiales ocasiones. Estaba radiante, y así se sentía.
Al llegar a la parada del colectivo, este llegó en ese preciso instante, el chofer le sonrió, tomó su boleto, encontró un asiento libre y mientras se sentaba se preguntó que pasaba hoy, que no estaba abarrotado de gente que la empujaba ni aprisionaba.
Llegó a la oficina y una entusiasmada Alicia la recibió avisándole que el jefe había avisado que hoy no vendría. Marisa sintió que el día de hoy no podía ser más perfecto. Pero se equivocaba.
Gustavo que nunca ni siquiera la miraba, se acercó al verla llegar y le sonrió, haciéndola temblar ligeramente.
-Me gustaría invitarte a almorzar, escuche que hoy no viene “el jefe” – dijo mientras le guiñaba un ojo.
-Claro, me encantaría.
En su escritorio encontró un sobre, con el logo de la empresa. Lo abrió con cierta aprensión, y el grito de sorpresa hizo que todos la miraran ansiosos. Le comunicaban que la promovían en el cargo con el consiguiente aumento de sueldo. Lágrimas de emoción cayeron sin que pudiera evitarlo, lo había esperado tanto…Se hicieron las doce y media casi sin darse cuenta, Gustavo la miraba desde la puerta de su oficina.
-Vamos?
Y sin decir nada más le tomó la mano, mientras sus compañeros los miraban con una mezcla de complicidad y envidia poco disimulada.
Marisa se sentía exultante, el día radiante parecía un espejo de su alma.
Gustavo la llevó a la plaza, y le pidió que la esperara un minuto. No podía creer cuando lo vio aparecer al instante con una canasta y unas flores. Extendió un mantel a cuadros blancos y rojos en el pasto, la invitó a sentarse mientras el acomodaba quesos, uvas, tostadas, y otros manjares. Parecía una escena robada de una película, se restregó los ojos incrédula, pero cuando Gustavo la besó supo que no estaba soñando. Todo su cuerpo se estremeció.
Terminaron de almorzar, caminaron abrazados, sintiéndose tan cerca, tan increíblemente unidos.
A la noche, Marisa no podía dormirse, no quería que ese día terminara nunca…

Angela dobló la hoja cuidadosamente, la puso en el sobre que tenía preparado y escribió con una caligrafía clara y redondeada: "Concurso Literario".


viernes, 9 de septiembre de 2011

Corazón roto

Te quiero
aunque no quiera
te espero
aunque no deba
te sueño
aunque despertarme duela
te escribo
aunque nunca lo sepas
te miro
aunque no me veas
te amo
aunque me muera.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Ausencia


Danzan las palabras

su mágico vuelo.

Viven los sueños

su incierto mundo

inalcanzables, inasibles...

Guardan los silencios

sus secretos

entre lágrimas

escondidas

bajo un cielo gris

que llora su tristeza.

Ausencia de vos

que penetra

hasta los huesos

dejando el sinsabor

de la soledad,

vacío en el pecho.





miércoles, 7 de septiembre de 2011

Caleidoscopio de grises


Vacíos
Soledades
Caleidoscopio
de tristezas grises
que se mueven, danzan
gritan, claman, lloran
Palabras no dichas
penas mezcladas
con silencios
Ausencias
Lágrimas
Dolores
Pesar.

martes, 30 de agosto de 2011

Si estuvieras conmigo...

Si estuvieras conmigo

acariciaría tu pelo

por las noches

hasta que te quedaras dormido.

Besaria tus labios

despertando todos tus sentidos.

Si estuvieras conmigo

encenderia las estrellas

para iluminar nuestro camino,

alejaria tus miedos

esparciendolos

en la cuenca del rio.

Si estuvieras conmigo

sabrias por fin

que no hay otro lugar

mas que al lado mío.

jueves, 25 de agosto de 2011

Sirena


Suena la sirena

atenaza el miedo

correr al refugio

expectantes

bronca que aprieta

tensa espera

dolor, impotencia

angustia impera

corazón latiendo

deprisa...



La rutina clama

leve calma

hasta que suene

furiosa

la próxima sirena...



miércoles, 24 de agosto de 2011

Cómo?

Cómo hacer para dejar de quererte

si te has metido en mi piel

si eres parte de mi ser?

Cómo hacer para vivir sin tu amor

sabiendote cerca

escuchando tu voz?

Cómo hacer para seguir mi camino

sin la piedad del olvido,

el consuelo de la resignación?

Como hacer para mirarte de lejos

esperando una señal, un gesto

mientras la respiración contengo?

Cómo hacer para seguir viviendo?

Sin ti me estoy muriendo,

lenta, inexorablemente...

miércoles, 17 de agosto de 2011

Historias de WINNERS (XX): Cross Road


Seguro que es acá, esta música es típica de Lito. ¡Qué sorpresa se va a llevar cuando me vea!
Que sonido raro tiene este timbre… ¿Pero por qué no me abre? ¿Me habrá visto? Tengo que tranquilizarme, cuento hasta tres, inspiro profundo y expiro, uno, dos, tres… expiro, uno, dos, tres…expiro.
- Lito soy yo, Ludmila, abrime por favor…
Para seguir leyendo hacer clic en :Crossroad